Algunos de los síntomas físicos y psicológicos de la psoriasis pueden causar patrones de sueño deficientes o inquietud y nerviosismo en el momento del descanso. A continuación proponemos algunas sugerencias que podrían ayudarte a conciliar el sueño:

  • Tener un baño relajante antes de ir a la cama y, mejor aún, practicar una técnica de relajación (Yoga, leer un buen libro,…)
  • Ir a la cama a la misma hora cada noche y levantarse a la misma hora cada mañana. Observa cuando suele entrarte sueño y establece una hora fija diaria para acostarse.
  • Proveer un ambiente adecuado para dormir: oscuro, tranquilo, y no demasiado caliente, frío o húmedo.
  • Evita las sustancias que interfieran con el sueño: café, té, bebidas gaseosas que contengan cafeína.
  • Evita el ejercicio vigoroso por la noche, cerca de la hora de acostarse.
  • Trata de no llevar tus preocupaciones a la cama. Si tienes preocupaciones, planes o cosas que tienes que hacer en la cabeza antes de o al acostarse, escríbelas en una lista y establece el momento para pensar en cada una ellas al día siguiente. Recuerda que si no las vas a solucionar en esa noche y en ese preciso instante, es mejor utilizar ese tiempo para dormir y descansar.

Fuente:  www.papaa.org