Cualquier producto cosmético requiere alguna sustancia que evite que se eche a perder una vez abierto por acción de los microorganismos. Los parabenos son unos conservantes muy habituales en los cosméticos, normalmente añadidos en combinación con otros tipos de conservantes. Además, evitan que el producto pierda efectividad.

Sirven para matar bacterias y así preservar los productos en que se incluyen. Aunque tienen mayor probabilidad que otros ingredientes de provocar una reacción alérgica, por el momento no han sido clasificados como alérgenos frecuentes.

Los parabenos están presentes en el maquillaje, las cremas hidratantes, gamas capilares y de afeitado. Aunque la ley permite los parabenos en determinadas concentraciones, OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) opta por recomendar evitar algunos.

 

CONTROVERSIA DEL USO DE PARABENOS

Ciertos parabenos están bajo sospecha de que puedan pueden alterar el equilibrio hormonal del organismo, una acción que se conoce como disruptora endocrina.

Los disruptores endocrinos son sustancias químicas capaces de alterar el sistema hormonal, por eso también se les conoce como alteradores  o disruptores endocrinos. La mayoría han sido sintetizadas por el hombre.

La controversia llega de una serie de estudios que reflejan que, en pacientes con cáncer de mama, se encontraron restos de parabenos, posiblemente como restos de aplicación tópica de algún tipo de cosmético. Además, otros estudios también evidenciaron una serie de intolerancias e irritaciones en diferentes áreas cutáneas de los pacientes.

Aunque no está totalmente demostrada la relación directa entre los parabenos y la aparición de determinados tipos de tumores o interacciones, los especialistas llaman a la precaución a la hora de adquirir cosméticos y recomiendan leer atentamente la composición de los mismos en búsqueda de parabenos en su composición.

 

PARABENOS PERMITIDOS PERO CON RESTRICCIONES

Hasta ahora los parabenos que están admitidos como conservantes deben encontrarse en un máximo del 0,4 % de concentración en un producto (o el 0,8 % si son varios parabenos mezclados).

Hay diferencias respecto a la seguridad de los muchos compuestos que forman esta familia, según los datos que se tienen sobre ellos. Los admitidos por la legislación de cosméticos en Europa son:

Metylparaben y etylparaben: no son motivo de preocupación si se usan en las concentraciones permitidas. Son seguros. Aparecerán al final de la lista de ingredientes del cosmético (significa que están presentes en baja cantidad).

Butylparaben y proylparaben: aunque su concentración suele ser baja, el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores de la Comisión Europea, SCCS, ha recomendado reducir su límite legal del 0,4% al 0,19%. En Dinamarca han sido prohibidos en cosméticos para menores de 3 años. Por precaución, es aconsejable que se eviten en productos que permanecen sobre la piel (cremas y lociones corporales) durante varias horas, así como en niños menores de 3 años y embarazadas. La Unión Europea está preparando medidas adicionales respecto a estos parabenes.

 

PARABENOS NO ACONSEJADOS PARA SU USO

La Unión Europea ha ordenado recientemente que se prohíba el uso de los parabenes en su formas isopropyl e isobutyl, y otros como el phenylparaben, benzylparaben o pentylparaben (estos ultimos son en realidad muy poco utilizados). Se considera que no hay suficiente información sobre sus riesgos por lo que no es posible evaluar su seguridad y se retiran por precaución. Aunque esta medida se ha hecho pública el pasado abril, se deja a los fabricantes un largo plazo (julio 2015) para que agoten los stocks y reformulen sus productos con otros conservantes. Por lo que aún se podrán ver cosméticos con estos isoparabenes por algún tiempo más en el mercado.

Además, OCU desaconseja los cosméticos con parabenes para la zona del pañal y también en el caso de los bebés menores de seis meses. Los bebes son más sensibles y la piel de la zona del pañal puede estar dañada, lo que aumentaría el riesgo de absorción de estas sustancias.

Fuente: www.ocu.org